Se acaban las vacaciones !que bien!

Se acaban las vacaciones !que bien!
Suele ser motivo de alegria pensar en las ansiadas vacaciones, pero también suele serlo el recuperar hábitos saludables en nuestras rutinas habituales, cuando se echan de menos.
Pasarlo bien en la playa es una buena idea, pero encontrarse con los amigos del gimnasio o del trabajo, tampoco está mal, ¿o no?
Mostrar tú bonito bronceado y las comidas a pie de playa, se convierte en el tema del momento.Y bueno por qué no, hacerlas más grandes de lo que realmente han sido.  !Qué sería de ellas si no!
Y esa diversión, no tiene precio.

Una vez en casa, pueden aparecer sensaciones de estrés o irritabilidad o cierto hastío. Suele ser algo repetido en los cambios de ciclos, pero no por ello normal.
Es aconsejable que la norma no sea cambiar tus niveles de dopamina en el cerebro de 0 a 100, sino que aprendas a convivir con tu entorno en la mejor armonía posible. 

Seguro que en el momento vacacional también has experimentado sensaciones de disgusto u otras no tan divertidas o amables como hubieras querido, pero no por ello el recuerdo general es negativo. Al contrario. Lo que suele hacer nuestro cerebro es valorar lo que le hace sentir bien y dejar en un rinconcito lo que no.
Sin embargo, en el día a día puede ocurrir justo lo contrario; y es por eso que el balance en cuanto al cambio de contexto suele valorarse como negativo.

Con esta día clave, te propongo hacer una lista de pros y contra de los contextos en los que te desenvuelves para contrastar la realidad de que nada es tan malo y nada el tan bueno como se idealiza.

Si te lo planteas, todo suma. Decide.



 
La persona que disfruta mal-criticando se quiere poco ¡y lo sabe!

La persona que disfruta mal-criticando se quiere poco ¡y lo sabe!

La persona que disfruta mal-criticando se quiere poco ¡y lo sabe!

Resiliencia

Resiliencia

Resiliencia