¿Y quién dijo que el amor hay que regarlo todos los días?

¿Y quién dijo que el amor hay que regarlo todos los días?
Como todos los años, haya bonanza o no, es requisito amatorio celebrar el día del amor. O sea el día de san Valentín.

Para muchos y muchas un espectáculo. Para otros, ni siquiera sabido. Todo uso y costumbres son de respetar.

Ahora bien, en unos tiempos como los que corren es necesario señalar la tendencia consumista cada vez más en alza asociada al 14 de Febrero y otros tantos, como un disparate. 
Se ofrecen descuentos hasta en el antivirus, esta mañana cuando me felicitaban con ese precio no he podido sino asombrarme.
¡Hasta qué punto llega el amor!

Volviendo al tema que nos ocupa, me parece de interés resaltar como muestras de amor sin ser materiales, consiguen, como mínimo igual, un resultado increíble tanto en quién la recibe como en quién la envía.

Por una parte porque gestos tan de humanos olvidados en un cajón, resultan emocionalmente excitantes. Y por otra parte, porque es inesperado el efecto que tal frase, o recuerdo o mirada, despierta.

Os dejo en este link un pequeño consejo para celebrar el amor todos los días:
 
 
Resiliencia

Resiliencia

Resiliencia

A propósito del incremento de violencia sexual contra las mujeres.

A propósito del incremento de violencia sexual contra las mujeres.

A propósito del incremento de violencia sexual contra las mujeres.

Los dibujos no son la solución.

Los dibujos no son la solución.

Los dibujos no son la solución.