¿lo necesitas?

¿lo necesitas?
En nuestra sociedad actual, en la nuestra, no en la mundial, hacemos un abuso de los recursos de los que disponemos. Tenemos una tendencia compulsiva a poseer cosas, lo que implica hacer compras constantemente.

¿Te has parado alguna vez a pensar en la cantidad de ropa, zapatos, perfumes, por ejemplo que tienes? ¿Realmente es algo necesario?
Como estamos viendo, lo cierto es que no; aunque nuestro cerebro y su centro de recompensa nos ha habituado a que sí.
Esto quiere decir que nuestra bioquímica también influye en nuestro comportamiento, como bien saben los estrategas de marketing, y el generar la asociación neuronal: compra-placer, ha promovido una gallina de huevos de oro: el mercado.
 
En general, la mayoría de nuestras necesidades básicas están cubiertas: como decía Maslow, comer, vestir o dormir, son algunos de los ejemplos que se requieren para vivir. Y el ser humano se ha acostumbrado a pasar por encima de ello y querer más y más para atender unas necesidades básicas ya de por sí cubiertas porque ya habíamos aprendido a cubrirlas.
Lo que además podemos señalar es que la dirección compulsiva se ha orientado a las necesidades materiales, siendo la gran mayoría de ellas inventadas, en detrimento de las relaciones personales, estando la gran parte en déficit.
Por ejemplo, ¿cuándo se olvidó llegar a un lugar y decir: buenos días? O pedir las cosas por favor o irnos diciendo un hasta luego.

Cuando la tendencia es atender “necesidades inventadas” y el individualismo, se nos olvidan cosas como el afecto a los demás.
Nos centramos a satisfacer compulsiones cada vez más materiales que no llegarán a hacerte feliz nunca porque cada vez querrás más y más un bienestar inventado.
 
Esta semana te propongo que no hagas ninguna compra que no sea estrictamente necesaria. Con ello podrás comprobar hasta qué punto tienes necesidades o es una motivación inventada.
 
La persona que disfruta mal-criticando se quiere poco ¡y lo sabe!

La persona que disfruta mal-criticando se quiere poco ¡y lo sabe!

La persona que disfruta mal-criticando se quiere poco ¡y lo sabe!

¿Y quién dijo que el amor hay que regarlo todos los días?

¿Y quién dijo que el amor hay que regarlo todos los días?

¿Y quién dijo que el amor hay que regarlo todos los días?

Resiliencia

Resiliencia

Resiliencia